Con un festival, volvieron a reclamar por la venta de la reserva

Denunciaron que la compra de más de la mitad del predio por parte de la empresa Covelia S.A. “pasó por alto la normativa vigente”, por tratarse de un espacio protegido, y que debería ser “impugnada”. El encuentro cultural sirvió también para alertar sobre el riesgo ambiental de que la empresa recolectora de residuos monte en Santa Catalina un basurero a cielo abierto. Y para escuchar la voz de los más niños: “Si ponen un basural en ese lugar se acaba todo, se acaba ir de camping o a andar en bicicleta”.

Por Anabella Almonacid Fernández y Carla Perelló

En una jornada a pleno sol, alrededor de 200 miembros de organizaciones sociales, artistas, niños y grandes participaron el domingo pasado de un festival cultural con bandas en vivo, en la localidad lomense de Llavallol, con el objetivo de reclamar por la venta de la reserva ecológica de Santa Catalina a la empresa recolectora de residuos Covelia S.A., que según denunciaron los vecinos pretende instalar en ese lugar “un basural a cielo abierto”.

El Festival tuvo lugar en la plaza El Recreo —elegida por ser “la principal de la localidad y la más cercana al predio”—, comenzó a las 17 y contó con la participación de casi 200 personas, jóvenes en su mayoría, que se habían enterado vía correo electrónico y panfletos de la inquietud de los jóvenes que militan contra la instalación de la planta por comunicarles las problemáticas del lugar.

Durante todo el festival la comunidad se manifestó con pancartas, remeras y pasacalles en los que se hizo eco del lema “Santa Catalina, Reserva Natural Ya!”, en contra de la venta del predio a Covelia S.A., que compró 308 de las 600 hectáreas del lugar para radicar “un basural a cielo abierto”, según denunciaron las organizaciones y los vecinos.

El grupo de jóvenes organizadores no se identificó con ningún partido político porque la idea principal “es luchar a favor de la reserva como núcleo social”, según aseguró uno de los representantes de la Multisectorial Todos por Santa Catalina, Nicolás Rodríguez.

El primer solista que tocó fue el porteño Damián Caputo, que mantuvo en sus temas el espíritu de protesta que se respiraba en el ambiente, aspecto que no se reprodujo en las bandas de rock Roja’s Chaker y Felicidades Roig, que sí llamaron a la concientización por fuera de sus canciones.

Las particularidades son que Damián Caputo participa del movimiento porteño Palermo Despierta, que trabaja en contra de la construcción indiscriminada de edificios, y que es quien se involucró con la causa y consideró en su discurso inicial que “si los vecinos se mueven, van a lograr algo”.

“Si bien vengo de visitante conozco la gestión del intendente (Jorge) Rossi y estamos cansados de que nos gobiernen delincuentes. Estamos hartos de los negociados como los de Covelia”, reclamó enardecido Caputo.

En los dos intervalos entre las bandas invitadas, los vecinos aprovecharon para tomar el micrófono y hacer sus propias reflexiones sobre el tema que los convocó. Juan Ávila fue contundente en sus dichos y afirmó que “estamos siendo jaqueados por la contaminación” y advirtió que la instalación de una planta de transferencia en ese lugar “es una forma de dejar al país sin futuro, una muerte lenta para los más chicos”.

Ávila concluyó con una reflexión sobre el artículo 41 de la Constitución Nacional que hace referencia al derecho de vivir en un ambiente sano y subrayó que “también tenemos la obligación de defenderlo”, justificando su lucha por la conservación del lugar. En medio de un caluroso aplauso, se animó a finalizar con la exclamación: “¡Santa Catalina no se vende, se defiende!”.

Sofía, de 12 años, vive a diez cuadras del predio y asistió al festival con su familia para compartir las conclusiones que tuvieron con sus compañeros para un periódico escolar donde se trató el tema: “Si ponen un basural en ese lugar se acaba todo, porque ese es un lugar muy lindo donde se puede ir de camping o a andar en bici”.

Su papá, Daniel Mora, añoró en voz alta el tiempo en el que iba a jugar a la pelota donde ahora está ubicada la molienda de vidrio, no sin luego calificar de “aberrante” la idea de instalar un basural en ese pulmón.

Al finalizar el show de Roja’s Chaker y con el sol ya sobre el horizonte, otra de las integrantes de la Multisectorial, Patricia Rodríguez, hizo hincapié en la importancia de continuar con la junta de firmas para presentar al Gobierno Provincial y estimó que un petitorio con 17.500 firmas “está a la espera de ser recibido por Daniel Scioli”, y que aún restan 6 mil más por ser entregadas.

Los organizadores del evento adelantaron la posibilidad de realizar para el próximo 27 de noviembre en la Facultad de Sociales de la UNLZ una jornada con orientación ecológica en la que expondrán distintas agrupaciones invitadas con la idea de “concientizar, apoyarnos y organizarnos para salir adelante”. La actividad será el cierre del año, porque aclararon que la protesta seguirá durante las vacaciones.

AAF-CP-LP-AFD
AUNO-17-11-08
locales@auno.org.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>