Cicop convocó a un nuevo paro de 48 horas

Tras no llegar a un acuerdo ni obtener respuesta del gobierno provincial, el gremio de los profesionales de la salud convocó para mañana y pasado a un nuevo reclamo de ajuste salarial y mejores condiciones laborales.

Marina Pandolfi

Lomas de Zamora, febrero 24 (AUNO).- La Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia (Cicop) iniciará un nuevo paro de 48 horas en los 78 hospitales y centros de salud provinciales, en reclamo de un salario básico de 10 mil pesos y mejoras en las condiciones de trabajo. Desde que comenzó el año, ya hubo diez huelgas generales de ese gremio.

A pesar de que el gobierno provincial convocó a una reunión para el miércoles 25, los afiliados al gremio decidieron no concurrir ya que, como la vez anterior, se trata de una “paritaria técnica”, es decir una reunión donde se discuten las condiciones laborales pero no las salariales.

La presidenta de Cicop, Viviana García, había manifestado su postura al respecto: “Una paritaria sin discusión salarial es como un hospital donde no se hacen tratamientos o una escuela donde no se enseña”, expresó durante una conferencia de prensa antes del último paro de 48 horas los pasados 11 y 12 de febrero.

El reclamo de los profesionales de la salud hacia el gobierno provincial refiere a un aumento salarial y su “ajuste a la inflación real”, eliminación del impuesto a las ganancias y guardias de 12 horas, entre otros pedidos.

Asimismo, en lo que respecta a las condiciones laborales, la Cicop denuncia “falta de insumos a nivel general, escaso presupuesto, sobrecarga laboral y situaciones de violencia” a nivel general. Es por ello que, ante la falta de respuesta por parte del gobierno bonaerense, se convoca a un paro activo (porque las urgencias en las guardias no dejan de atenderse) de 48 horas, prácticamente, todas las semanas.

Mucha demanda y poca oferta
El hospital Luisa C. de Gandulfo de Lomas de Zamora comparte la misma problemática que muchos centros de salud de la provincia. Sin embargo, tiene una carga mucho mayor, ya que al ser un hospital interzonal que atiende PAMI y otras obras sociales, muchos pacientes son derivados ahí desde distritos como Almirante Brown, Lanús o Esteban Echeverría.

“Se está haciendo lo que se puede. Los recursos humanos del hospital son de alta calidad. Yo creo que se sostiene gracias a eso. Hay una gran sobrecarga de trabajo porque los pacientes vienen derivados de muchos lados. Y se trabaja a ‘cama caliente’ porque el sistema esta colapsado. Hay un 40 por ciento de la población que se atiende aquí que no es de Lomas, sino de otros municipios y que, por diferentes razones, no son atendidos adonde viven”, comentó a AUNO María Miguel, jefa del servicio de Asistencia Social del hospital.

El hospital da turnos a los pacientes con 40 días o más de demora. El problema de esto son los “trámites burocráticos” como las autorizaciones que se piden. “Nuestro hospital no tiene autonomía absoluta. En la compra de prótesis, por ejemplo, hay procedimientos y autorizaciones que tienen que ver con las órdenes del Ministerio de Salud, es decir que no depende de nosotros”, agregó.

La secretaria general de la Cicop en el Gandulfo, Marcela Linaza, señaló otras problemáticas del hospital como la falta de nombramientos. En los distintos servicios como Asistencia Social, Laboratorio, muchos trabajadores ya se jubilaron o renunciaron, por lo que se debe esperar a que se terminen de tramitar dichos papeles para incorporar gente nueva o “blanquear” a la que ya está.

“Hay servicios en los que se jubilaron bastante personas, entonces el área quedó con la mitad del personal. Desde el Ministerio de Salud faltan tres meses para que den la baja a esas personas. Y recién ahí se pueda pedir el nombramiento, para lo que habrá que seguir luchando”, explicó Linaza.

Otro inconveniente que afronta el hospital es que la Unidad de Pronta Atención (UPA), inaugurada en 2010 por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el gobernador Daniel Scioli y el entonces intendente Martín Insaurralde, fue pensada originariamente para tratar un 90 por ciento de los casos médicos que se presentaran, para así evitar las derivaciones a otros centros de salud. La cuestión es que la UPA de Lomas de Zamora, ubicada en Villa Fiorito, es una dependencia del Gandulfo. Por ende, comparte el mismo presupuesto de casi 3 millones de pesos mensuales que tenía desde antes.

“El paro no sólo es para reclamar la paritaria sino por el incumplimiento de los puntos paritarios que, en su momento, el gobierno prometió cumplir, como aumentar el monto de los reemplazos de guardia. Si te enfermas, no hay suplente, no tenés quién te cubra. Entonces nunca va a estar cubierta la emergencia”, comentó la gremialista, y agregó que “nadie esta contento con tomar estas medidas (de fuerza), porque implica que los pacientes que pudieron haber sido atendidos en tiempo y forma, después vuelven con urgencias”.

MP-AFD
AUNO-24-02-14

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>