theme/images/banner_web300dpi.jpg
OPINION

Banfield es de Primera (otra vez)

Una mirada sobre el recorrido del ‘Taladro’, que resurgió de las cenizas y retornó a la máxima categoría del fútbol argentino tras el 1-1 ante Douglas Haig, en el estadio Florencio Sola.

Banfield14

Lomas de Zamora, mayo 16 (AUNO).- Faltan 20 minutos para la 1 del viernes. Maipú y Alsina sigue de fiesta. Los cohetes no se toman descanso. La garganta duele de felicidad. La emoción brota cuando la realidad termina siendo la única verdad. Ayer, hace un ratito, Banfield volvió a Primera. Dos años en la durísima B Nacional fueron suficiente castigo para los desmanejos dirigenciales que borraron groseramente con el codo todo el trabajo artesanal, porque Banfield es barrio, que había llevado al club a la gloria en Primera. Como olvidar el inolvidable 13 de diciembre de 2009 como hito tras aquella vuelta olímpica en la Bombonera, un recuerdo indeleble para todos aquellos que llevan el verde y blanco tatuado en el corazón.

Banfield es de Primera. Ya quedó atrás el sufrimiento interminable que provocó la sangría de 2012, cuando el equipo campeón y ejemplo se convirtió en un holograma fraudulento, con las arcas vaciadas. Había que volver a empezar. No bastaba con rezarle a San Garrafa. No alcanzaba con el empuje de San Eliseo y de San Pampa. Había que refundarse. Tapar huecos y goteras. Anegamientos también. Y se volvió a empezar. Ya no estaba Carlos Portell, el hombre de la increíble parábola que llevó de las cenizas a la gloria y de la gloria a las cenizas. Y desembarcó Eduardo Spinosa, con la intención de que el socio volviera a ser parte fundamental del club.

El proyecto inicial, un poco remendado por las urgencias y la falta de tiempo, quedó a mitad de camino. Pero sirvió de base para colocar los cimientos de este gran equipo que le devolvió la alegría a su gente. Su fue Daniel Garnero con sus buenas intenciones. Llegó Matías Almeyda con el mérito de haber sacado a River de su más profunda depresión, pero también con una insoportable sed de revancha por el desprecio de su propia familia, apurada por la prisa triunfalista y por la necesidad de maquillar groserías.

Y el ‘Pelado’ construyó un Banfield que llamó la atención de todos por su vocación ofensiva, por su nivel de compromiso y, sobre todo, por demostrar que jugando bien a la pelota se puede ser el mejor equipo de fútbol.

Así, con un plantel de Primera, Banfield volvió a ser de Primera. Y goza. Con la seguridad de Enrique Bologna, uno de los que volvió para la refundación hasta que una maldita lesión lo marginó y permitió conocer la desfachatez de Gaspar Servio. Con la prestancia internacional de Gustavo Toledo, Fabián Noguera y Nicolás Tagliafico (¡Sabellaaaaa!). Con la experiencia de Bianchi Arce, Devaca y Zarif. El despliegue de Nico Domingo y el pibe García. La magia de los repatriados Walter Erviti y Nicolás Bertolo. El desenfado de Cazarez y de Requena, pichón de Riquelme. Los goles y la entrega de Noir, Salcedo y Chávez, sumado a las ganas de Terzaghi, Molina, Chetti y Asenjo. Y las firmas siguen. Las divisiones inferiores volvieron a funcionar.

Ahora a no repetir errores. A no nublarse con el poder y con la soberbia. Banfield es de Primera (otra vez).

AUNO 16-05-14
MFV

SALUD

Un día sin atención en clínicas y sanatorios

La medida empresaria será el martes y abarcará a todos los establecimientos del país, que solo atenderán las guardias. Es en reclamo de mayores aranceles.

Lomas de Zamora, mayo 15(AUNO).- Las clínicas, sanatorios y centros de diagnóstico sólo atenderán urgencias el próximo martes, ante el aumento en los costos, la imposibilidad de aumentar las cuotas de las prepagas, según anunciaron autoridades del sector.

Al respecto, el presidente de la asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados de la República Argentina,Jorge Cherro, explicó que la situación que enfrentan “es realmente preocupante, ya que las clínicas y sanatorios se encuentran con un desfasaje en lo que se refiere a los aranceles prestacionales”.

Cherro, a través de un comunicado, señaló que “ese día se van a suspender las consultas y las prácticas programadas”, y manifestó que la decisión se tomó “ante la falta de respuestas de las autoridades”.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Entidades de Diagnóstico y Tratamiento Ambulatorio, Jorge Carrascosa, manifestó que se ven obligados a implementar esta medida debido a que no pueden “hacer frente al aumento de los productos importados que tiene la industria sanatorial y de diagnóstico, y el pago de la nueva paritaria que se avecina”.

Además, comentó que “las prepagas dicen que el gobierno no les deja aumentar pero los sanatorios así no podemos continuar, la situación financiera es muy complicada”.

Desde las entidades se informó que de no tener respuestas favorables por parte de las autoridades se llevará a cabo una nueva medida de fuerza el 28 y 29 de mayo.

AUNO-15-05-14-CAS-EV

Música

El grupo Placer y una presentación Impecable

La banda de Longchamps está por lanzar el sucesor de “Incurable”, el disco que en 2009 lo puso en el mapa del under nacional. La presentación será el sábado 22 en Capital Federal.

Placer

Lomas de Zamora, mayo 15 (AUNO).- Bebe del punk, vive en el rock, pega como el pop. Placer llega, carga, apunta, ametralla canciones cortas con estribillos indelebles y se va. La banda de Longchamps, que tiene diez años y dos discos de hits anónimos, acaba de sacar su tercera placa: “Impecable”.

Para el nuevo álbum, grabado en un día en Circo Beat, el grupo trabajó con Miguel Castro y Diego Tuñón como productores. Y es la mano de Tuñón, tecladista de Babasónicos, la que trae matices nuevos al sonido fresco y entrador de la banda: cuando los teclados no puntean en primer plano, tejen tramas de terciopelo sobre las que descansa la canción.

“El laburo con ellos fue buenísimo”, le cuenta a AUNO entre infinitos cigarrillos Walter Lema, cantautor de Placer. “Si bien la grabación fue rápida y similar a la de ‘Incurable’ (el LP anterior, de 2009), este disco tuvo mucho tiempo de post producción; fuimos de a poco con la mezcla y sacamos más cosas de las que metimos”, explica.

Esa simpleza es una búsqueda para la banda que se completa con Agustín Fogwill (guitarra), Ariel Pirosanto (batería), Marcelo Schettini (teclados) y Walter González (bajo). La especialidad de la casa son esas canciones rápidas de, a lo sumo, tres minutos, que sin que uno se dé cuenta te invaden en el colectivo, en el trabajo, en la vida. Punk pop, que le dicen…

Pero lo que transmiten las secuencias de acordes distorsionados que hacen decir que sí con la cabeza y esa forma masiva de cantar de Walter trasciende el rock and roll. “El Ñoqui”, como le dicen a él, tuvo una vida que valió por varias, con entradas y salidas de granjas y hospitales psiquiátricos y hasta un tiempo adentro, en Dolores. Por eso cuando se le pregunta qué es Placer, no duda.

“Para mí es rock”, contesta, el gesto seguro, dos ojos muy verdes que atraviesan una nube de humo. “Hay como algo de pop, pero según qué pop digas porque para el pop muy paquete, muy producto, no somos pop. El término es amplio. Por ponerle un nombre diría pop rock de los ochenta con influencias del punk del ’76, ’77. Capaz que para el punk, Placer es nada que ver. Pero creo que ése es el lugar. Además, es la música que escuché toda la vida. Creo que el lugar de Placer está ahí. La base es ésa.”

Si hace falta constatar ese signo punk que alumbró el nacimiento de Walter y, con los años, de Placer, vale volver a la tarde del 23 de febrero último, cuando la banda, invitación del Mosca mediante, compartió escenario con 2 minutos en la celebración por los 20 años de “Valentín Alsina”, ópera prima del trío de Lanús.

En una banda que suena a “pop rock ochentoso”, ¿dónde queda el punk? El Ñoqui tampoco duda: en las letras, con versos como “preferí quedar desmayado/ de noche, encerrado, solo” (“Tardes frías”) o “tengo intenciones de seguir tomando pero no lo voy a hacer ahora/ tengo los tobillos rotos, los anillos por comprar/ yo deseo esos anillos para poder empeñar” (“Envuelto”).

Así, el cantante toma la piel de un Orfeo que cruzó los ríos de lava del inframundo y volvió para seguir juntando a los hombres alrededor de su lira. Además, destaca que “Placer en vivo da un show fuerte. Por más que se toque un tema lento, el recital tiene fuerza. No hace falta tocar rápido. Es según cómo lo toques y lo que pongas de vos”.

Quienes quieran constatar esa entrega de Placer deberán acercarse al Ultra Bar, San Martín 678, Ciudad de Buenos Aires, el sábado 22 a las 21, cuando la banda presente “Impecable” junto a Cristos. Hasta entonces, pueden picar el nuevo álbum en placer.bandcamp.com..

JJR-AFD-MDY-EV
AUNO-15-05-14

Un estudio para conocer las cifras del paco

Carlos Sanguinetti, subsecretario de Atención a las Adicciones, indicó a AUNO que el consumo de esta droga es mayor en el Gran Buenos Aires que en el resto del país. Por eso, se está realizando un relevamiento en tres barrios del Conurbano, al que seguirán “políticas estratégicas”. Las Madres contra el Paco están a favor de la iniciativa.

Paco2

Lomas de Zamora, mayo 14 (AUNO)-. El paco, droga accesible y mortal, hace rato que afecta a la sociedad. De producción casera, ya que no existe el contrabando, su consumo creció en el conurbano bonaerense y después se expandió. Esto se sabe. Lo que todavía está por verse es la cantidad de víctimas de esta droga. Por eso, el Ministerio de Salud de la provincia hará un censo en tres barrios de zonas vulnerables.

El relevamiento surge de un convenio entre el ministro de Salud de la provincia, Alejandro Collia; el subsecretario de Atención a las Adicciones, Carlos Sanguinetti; y el defensor del pueblo bonaerense, Carlos Bonicatto. En un plazo de 60 días (que finalizará el 10 de junio) tendrán un detalle de la primera muestra que se realizará en tres barrios: Altos de San Lorenzo, de la Región Sanitaria XI; Villa Albertina, de Lomas de Zamora; y Puerta de Hierro, de La Matanza.

Sanguinetti afirmó a AUNO que cualquier política que abarque la atención de adicciones “necesita un marco epidemiológico” y que hasta el momento sólo se poseen “datos de los CPA (Centros provinciales de Atención de Adicciones) y encuestas de prevalencia” —es decir, “instantáneas” de la problemática, que no continúan en un seguimiento—. “Necesitamos abrir los datos para, con los números finales, aplicar una política estratégica”, se comprometió.

Este censo tiene un antecedente estadístico: de las 12 mil consultas mensuales que se reciben en los CPA, sólo el 6,2 por ciento de las personas inicia el tratamiento por consumo de paco. Los resultados de la investigación serán presentados a principios de julio en un acto conjunto del Ministerio de Salud y la Defensoría del Pueblo.

Según el funcionario, el consumo de paco es mucho mayor en el Gran Buenos Aires que en el resto del país. “Hablamos de un 0,6 por ciento contra un seis por ciento”, comparó. Y agregó: “Elegimos estos sectores por sus carencias, su falta de recursos y mala urbanización. Vamos a instalar Unidades de Atención Primaria en Adicciones (Uapa), de construcción rápida, con hasta nueve camas. No se abrirán en un lugar lejano, sino en los barrios en los que las necesiten”.

Un estudio del Adictions Institute (AI), de Nueva York, indica que aumentó enormemente el número de personas que consumen paco, en especial en Colombia, Perú y la Argentina, durante las últimas décadas. En contraste, en marzo de este año, el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, dio a conocer las conclusiones de un relevamiento de la Sedronar, según el cual el uso del paco se redujo de 0,5 a 0,05 por ciento.

En Un paradigma de la híper modernidad, la canallada del paco, Ernesto Sinatra, psicoanalista y fundador de la Red internacional del campo freudiano en toxicomanía y alcoholismo (TYA), explica que con el paco las “narco-ciencias” lograron introducir el resto de la producción de cocaína al mercado.

“Esto es un ideal de consumo: no se trata ya de eliminar el resto del proceso de producción de la cocaína nuevamente, sino de venderlo. Operación canallesca, paradigmática del estado actual de la civilización; a los individuos se les destina ahora lo que ese mismo mercado había previamente descartado”, reflexiona Sinatra.

En diálogo con este medio, la titular de la asociación civil Madres contra el Paco y por la Vida, Alicia Romero, destacó este convenio porque “todo lo que sea para relevar datos es bueno”. “Desde su lugar, Madres contra el paco brindará asistencia territorial a quienes hagan la investigación, ya que conocemos las zonas donde se hará el censo”, aseguró Romero.

Además, manifestó que muchos de los chicos “no llegan” a los centros asistenciales ni tienen “acceso a la Justicia”. La asociación tiene un comedor en el barrio Villa Lamadrid, de Lomas de Zamora, que fue creado en los noventa para dar contención a los chicos de la zona en su lucha contra las drogas. “Todos tenemos derechos y los chicos tiene que saber lo suyo, el problema es que muchos no se acercan, no llegan”, concluyó Romero.

AUNO-14-05-14
FAC-MDY

Jorge Lewinger presenta su libro sobre los 70, en Lomas de Zamora

“Vueltas. Relatos autobiográficos de un militante de los 70” expone otra de las heridas que dejó la dictadura militar: el desgarro familiar. Una vuelta manzana durante once años: ese fue el camino que tuvo que recorrer este padre militante para reconstruir el vínculo con su hija, tras un largo exilio.

Jorge Lewinger

Lomas de Zamora, mayo 14 (AUNO).- El escritor y periodista Jorge Lewinger presentará el sábado en la Escuela primaria Nº1 de Lomas de Zamora su libro “Vueltas. Relatos autobiográficos de un militante de los 70”, en el que narra el drama de reconstruir los vínculos familiares tras el largo exilio al que lo llevó la última dictadura.

La presentación se realizará a las 17 en el colegio ubicado en Sáenz 450, entre Hipólito Yrigoyen y Manuel Castro. Además del autor, estará en la charla su hija Pilar Campiglia Lewinger, co-protagonista una historia que expone otra de las secuelas que dejaron los años de plomo: la destrucción de vínculos familiares.

“De Lomas se llevaron a mi compañera Alcira, cuando iba a buscar un domicilio en Capital para mudarnos. En Lomas atravesé gran parte de mi militancia, de la resistencia peronista”, explica Lewinger a AUNO los motivos que lo traen a esta ciudad, que declaró la presentación del libro de “interés municipal”.

Sin victimizarse, pero con la certeza de haber pagado un costo demasiado alto por haberle puesto el cuerpo a la lucha por la justicia social, el autor expone en su libro, publicado por la editorial De la Campana, la tragedia que significó para él reconstruir la relación con su hija, cuya madre militante fue obligada a tragarse la muerte con una pastilla de cianuro.

Cuando en junio de 1977 la dictadura militar se llevó a su compañera, Alcira Campligia, Jorge se exilió en México y dejó a su pequeña Pilar, de pocos más de un año, al cuidado de sus abuelos maternos, que encontraron en la crianza de su nieta un bálsamo ante el desagarro de haber perdido sus dos hijos en manos de los militares.

En el preludio de la democracia, Jorge regresó al país, pero aquí ya no estaban su mujer, su hermano, su cuñada y tantos amigos desaparecidos; pero tampoco su hija más grande y su primera mujer, obligadas al exilio. Al regreso, el reencuentro con Pilar. Aquella beba, ya una niña, que debió crecer entre ausencias y fantasmas.

La cárcel y los nuevos exilios en democracia hicieron tropezar una vez más ese vínculo, pero tras largas instancias judiciales, Jorge había logrado un régimen de visita semanal. Una vuelta manzana que ella caminaba a toda prisa; una vuelta manaza aprovechada a cada paso por él fue el recorrido que hicieron padre e hija durante más de once años, en los que dieron su propia ronda de los jueves.

“Tocó el timbre de su casa como todos los jueves desde hacía varios años. Anochecía, y su corazón se agitaba esperando el milagro de una sonrisa que no llegaba. Desde que el juez había ordenado visitas semanales, después de muchas idas y vueltas, Pilar las había reducido a una vez por semana. Jorge se aferraba a esa vuelta como a la vida; la misma que no le había podido arrebatar la dictadura”, pincela el autor en la apertura del capítulo 4 del libro.

Lewinger, que fue responsable periodístico del Descamisado, El Peronista y la Causa Peronista, da su testimonio en tercera persona, pero con un lenguaje poético y sentido al que solo puede acceder el protagonista de una historia en la que parece imposible llegar un final feliz que, sin embargo, asoma.

“Este libro fue una recomposición familiar entre mis hijos; una reparación para mi relación con Pilar y también el acercamiento de ella a la militancia en HIJOS; es que para ella la militancia era la que se había llevado a su mamá”, resume Jorge.

En los recovecos del relato, las telarañas de su historia. El autor robustece la ficción con las verdades de su vida, que de ninguna forma es una. Las “vueltas” de Lewinger son alrededor de una manzana, pero también de una existencia marcada por la militancia y por una muerte que le pasó cerca tantas veces.

En el libro está su viaje a Cuba para sumarse a la guerrilla del Che Guevara en Bolivia; su militancia en las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y luego en Montoneros y su participación en la fuga de guerrilleros del penal de Trelew.

También están los ausentes: está su hermano Arturo, asesinado en 1975 por la policía marplatense; está su cuñada Eva, acribillada en 1977 por militares; está su esposa Alcira, la mamá de Pilar, desaparecida por la dictadura; están los compañeros. Están los que no están.

AUNO-14-05-14
AFG