Caso Bugatto: la familia pidió 20 años para el acusado

La familia fue por una pena “ejemplificadora” mientras que la defensa pidió la absolución del policía acusado de “gatillo fácil”. El próximo jueves el imputado dirá sus últimas palabras antes de la sentencia.

Juan Relmucao

Lomas de Zamora, septiembre 03 (AUNO).-Los abogados de la familia de Lautaro Bugatto, el futbolista de Banfield asesinado en un presunto caso de gatillo fácil en 2012, exigieron hoy, en los alegatos del juicio por el asesinato del joven, que se condene a 20 años de prisión “por homicidio agravado por el uso de arma de fuego” al único imputado por el crimen, el agente de la policía bonaerense David Ramón Benítez.

En diálogo con AUNO, el hermano de Lautaro, Gonzalo Bugatto, explicó que “se solicitó esa cantidad de años por considerar que Benítez tuvo una actitud criminal, no sólo al abandonar a Lautaro después de dispararle, sino también por intentar falsear pruebas para entorpecer la investigación”.

Las pruebas adulteradas referidas por Bugatto son los agujeros que, según determinaron tres peritos durante la instrucción, fueron provocados adrede en el auto usado por Benítez la noche del crimen para simular un enfrentamiento e incriminar a la víctima

“Además –-subrayó el querellante-— tuvimos en cuenta las amenazas sufridas después de la detención de Benítez y su estrategia de utilizar el aparato policial para encubrirse”.

Acerca de este punto, el hermano del joven futbolista de 20 años recordó que el uniformado “empezó a tirar desde el auto, supuestamente para responder a las balas de delincuentes entre los que se encontraba Lautaro, y la comisaría 5º de Calzada le devolvió el vehículo dos horas después de secuestrarlo”.

Según Gonzalo, esa maniobra “demuestra que la Policía le devolvió el auto para que pudiera hacerle agujeros y que pasen como impactos de bala”.

Tres de los cuatro especialistas que examinaron el vehículo –sólo el perito de parte de la defensa determinó que se trataba de balazos– coincidieron en que los agujeros no eran producto de un proyectil sino que fueron abiertos con un objeto contundente.

Por su parte, la defensa de Benítez (ex subinstructor de tiro del Ejército) utilizó sus alegatos para descalificar a los peritos que no sostuvieron la teoría del enfrentamiento armado y postularon ante los jueces que el acusado debía ser “absuelto” o “condenado por exceso en la legítima defensa”, lo que significa una pena excarcelable.

Asimismo, insistieron en involucrar al jugador de la Selección Sub 20 en un intento de robo a la familia del policía y en el posterior tiroteo, y mantuvieron su postura de que los agujeros en el Renault 12 del efectivo eran tiros.

“Querer justificar el asesinato de alguien haciéndolo pasar por delincuente es aberrante”, lamentó el hermano de la víctima, quien no dudó en afirmar que “las pruebas indican que Lautaro no tuvo nada que ver y los testigos acreditaron el intento de robo hacia la familia de Benítez, pero remarcaron que ni él ni su familia estuvieron en peligro porque apenas el policía gatilló por primera vez, los ladrones salieron corriendo”

Lautaro Bugatto murió la noche del 6 de mayo de 2012 luego de recibir un balazo mortal en la espalda durante un episodio descrito por su familia como “una ráfaga de tiros efectuados por Benítez para defender a su hermana y a su hija de dos ladrones que les quisieron robar la moto”.

Según ellos, Lautaro se encontraba en la puerta con unos amigos y estaba por salir a bailar cuando recibió la bala del policía “que empezó a tirar a mansalva sin importarle si podía matar a alguien”.

“Las familiares del policía sí sufrieron un intento de robo –afirmaron los parientes de Lautaro—, pero las asaltaron dos chicos desarmados que huyeron apenas Benítez empezó a tirar, y no hubo ningún enfrentamiento”.

En oposición a lo sostenido por los querellantes, la defensa del policía argumenta que el chico quiso asaltar a los parientes de Benítez, gatilló hacia el auto del agente y obligó a éste a responder el fuego, generando el enfrentamiento que provocó su muerte.

No obstante, la fiscalía coincide con la versión de la familia de Lautaro y pidió 12 años de cárcel para el imputado, pero por “homicidio simple”.

Luego de los alegatos de esta mañana, el próximo jueves a partir de las 9 en el Tribunal Oral en lo Criminal 10 de Lomas de Zamora, se escucharán las últimas palabras de Benítez, que intentará, a pesar de las pruebas que lo incriminan, buscar la absolución.

AUNO 03-09-2014
JJR-AFG

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>