Cannabis medicinal: el Gobierno reglamentó el autocultivo y el uso del aceite de cáñamo

La normativa garantiza el acceso legítimo al autocultivo para pacientes, familiares y organizaciones públicas y privadas. El Estado impulsará la producción pública para usos medicinales y terapéuticos. También se habilita la venta de aceites en las farmacias.

El gobierno nacional reglamentó hoy la Ley de uso medicinal de cannabis y sus derivados mediante un decreto que modifica la normativa anterior, la cual restringía el espíritu original de la ley. El decreto N° 883/2020 garantiza el acceso legítimo al autocultivo para pacientes, familiares y organizaciones públicas y privadas.

Dentro de los puntos importantes de la reglamentación, se creó el Registro del Programa de Cannabis (Reprocann), en el cual los usuarios y usuarias, familiares y terceras personas podrán inscribirse para realizar cultivo solidario o para el consumo terapéutico personal. De esta manera, el Estado facilita “el acceso gratuito al aceite de Cannabis y sus derivados que la Ley en mención garantiza”, para fines medicinales, terapéuticos y/o paliativos. Además, el Estado se compromete a establecer “estándares de calidad y seguridad sanitarios”.

Se impulsará la investigación científica y académica de los usos de la planta de cannabis para que, de ese modo, se pueda “garantizar el acceso a las terapias de forma segura e informada para todos los usuarios y usuarias, otorgándole al médico un rol fundamental en el acompañamiento de los pacientes”.

La normativa también prevé la creación de una red de laboratorios públicos y privados asociados que garanticen el control de los derivados producidos. De esta manera, quienes estén registrados en el Programa podrán acceder de manera gratuita al uso del aceite de cáñamo o acceder a la compra en farmacias mediante autorización médica.

La importancia de estas modificaciones es fundamental para los usuarios y usarías, familiares y organizaciones civiles ya que reconoce las restricciones y penalizaciones que culpabilizaban judicialmente a quienes hacían uso y cultivaban para el tratamiento de enfermedades.

En materia de Derechos Humanos, es un avance para asegurar el libre acceso mediante un registro, la no penalización de la ley a este núcleo significativo de personas y para el uso seguro del consumo del aceite de cannabis y sus derivados.

AUNO-12-11-20
GN-SAM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>