theme/images/banner_web300dpi.jpg

Verdú: "La represión es política de Estado"

Fecha de publicación: 3 septiembre, 2019

La abogada y fundadora de Correpi, María del Carmen Verdú, analizó el aumento de los casos de gatillo fácil –hay uno cada 21 horas— y las actuales políticas de seguridad.

verdu-telam.jpg

Lomas de Zamora, septiembre 3 (AUNO)- María del Carmen Verdú, referente de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (Correpi), analizó el aumento exponencial de los casos de gatillo fácil durante la gestión de Cambiemos. “El poder ilimitado lo tiene el Gobierno. Las fuerzas de seguridad son su brazo armado, acá y en la China”, aseguró la abogada.

De los 6.564 casos registrados desde 1983, 1.303 ocurrieron entre el 10 de diciembre de 2015 y el 12 de febrero de 2019, el 20 por ciento del total de las muertes en manos de fuerzas policiales. Lo difundieron los organismos la semana pasada en la Quinta Marcha Nacional contra el Gatillo Fácil.

En el registro de muertes por violencia policial, 28 por ciento son por gatillo fácil y el 47 ocurridas bajo custodia en lugares de detención, como comisarías, cárceles o institutos de menores. “En ambos casos esto responde a la política represiva del Gobierno de Cambiemos llevada a un extremo nunca antes visto desde el ’83 a la fecha”, concluyó Verdú.

Además, Verdú analizó que el crecimiento de los casos de gatillo fácil se relaciona directamente con “la doctrina Chocobar” y la resolución 956, que modifica la normativa sobre el uso de armas de fuego. Asimismo cree que una consecuencia directa de las actuales políticas de seguridad y por ende de las modificaciones en el Código Procesal Penal es la “situación de hipercarcelación nunca antes vista” en el país.

La abogada recordó el caso del policía que mató de una patada a un hombre desarmado y aseguró que los dichos de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, al respecto manifiestan “la sinceridad absoluta sobre que la represión es política de Estado”. Además, demuestran “por primera vez en la historia de manera explícita la decisión de garantizar la impunidad de los represores” por parte del gobierno de Cambiemos.

“El problema policial no se puede apreciar como si fuese policial, es político”, agregó. La fundadora de Correpi explicó que en un Estado capitalista “siempre va a estar la represión como una de las herramientas a utilizar por parte del gobierno de turno” y queda en sus manos ver de qué forma administrar la represión: si de manera más “directa” o “invisibilizada”.

La gestión de Cambiemos ha impulsado reformas en los ámbitos previsional, laboral, impositiva y educativa con un mismo objetivo: “modificar a fondo y a largo plazo el conjunto de las relaciones capital y trabajo” en el país, subrayó la abogada. Un objetivo con consecuencias tales como “más pobreza, más exclusión, más desocupación y más sufrimiento e indigencia para las clases populares”.

Pero para realmente lograr su objetivo “tienen que hacer lo mismo con todo el aparato represivo, incluido el aspecto normativo”, advirtió. Es por eso que han implementado la resolución 956, habilitando la posibilidad a un miembro de la fuerza federal de disparar a una persona desarmada. Otras reformas se encuentran en carpeta como la baja de edad de punibilidad de niños, niñas y adolescentes.

AUNO-03-09-2018
DESP-MDY

Última modificación: 9 de septiembre de 2019 a las 18:15
0
0

Hay 0 comentarios

captcha