theme/images/banner_web300dpi.jpg
EN LA UNLZ

Del WhatsApp a la edición de videos: una clase con los "abuelos digitales" de la UNLZ

El programa UniTe de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora (UNLZ) cumplió 20 años en septiembre. Está destinado a adultos mayores de 60 años, y no requiere de estudios previos. AUNO conversó con un estudiante y un docente sobre cómo es enseñar y aprender sobre tecnología en esas aulas.

Unite


En el aula todos los bancos con computadoras en la Facultad de Ciencias Sociales ya están ocupados. Falta poco para el inicio de la clase y el profesor aún no llegó. Los adultos mayores se destacan por su extrema puntualidad y por estar listos incluso antes del inicio de la clase. Cuando el docente Matías Brundé entra al salón, ellos encienden las PC, colocan sus celulares sobre el pupitre y las luces se apagan para que la imagen del proyector brille más. Todos conocen la clave del WiFi. Y así se da inicio a la clase de Taller de WhatsApp.

Este curso es la primera vez que se da en 20 años de vida de la Universidad de la Tercera Edad (UniTe) de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora. Nació por la demanda de los alumnos, ya que la mayoría de las consultas era sobre el uso del teléfono móvil. Muchos abuelos solo saben que “con el botón verde atienden las llamadas y con el rojo cortan. Usan el celular para hablar con sus hijos”, cuenta el docente y sostiene que tras el paso por alguno de los cursos, los abuelos logran incluso subir fotos a Facebook.

Los talleres sobre Nuevas Tecnologías se dictan hace 13 años con el objetivo de romper la brecha generacional entre quienes nacen en el auge de los nuevos sistemas de comunicación y aquellos que vienen de la costumbre de enviar postales de felicitación a fin de año.

Las clases de Matías son visuales, prácticas y teóricas. Se aprende desde usar el mouse hasta subir archivos a la nube para liberar las memorias de los aparatos; y cuáles son las características más importantes de software y hardware para cuando llegue el momento de comprar un celular. Estos términos ya no resultan extraños para Roberto Saavedra que desde que empezó a cursar en UniTe participó de todos los talleres sobre tecnología.

Según el profesor, “viene muy bien” con los conocimientos adquiridos y él lo ratifica: “Tengo un nivel razonable”, dice y destaca su incursión en la edición de videos. Roberto compiló fotos de la vida de su consuegro y capitán de la selección nacional de fútbol en el 76’, Jorge Carrascosa, buscó un par de melodías de tango y agregó cuanto efecto y transición encontró en el programa para hacer un audiovisual casi a nivel profesional sobre la vida del deportista.

¿Cuál fue tu experiencia sobre la formación digital, Roberto?
Es una comparación inevitable de lo que es la tecnología que evoluciona a una velocidad terrible y lo que hemos vivido otra época donde las comunicaciones no eran las de hoy. Nosotros vivíamos del correo de papel y ahora las postales de fin de año no existen más, hacemos videos para saludarnos. Se produce un proceso para obtener una nueva nacionalidad porque con la informática somos como extranjeros que venimos a este mundo nuevo y estamos tratando de que nos den la nacionalidad.

Matías ayuda a los abuelos que asisten al programa UniTe a tramitar esa “identidad digital”. Sus clases son prácticamente personalizadas. Trabaja con sus alumnos “cuerpo a cuerpo”, como describe.

description

El programa UniTe —destinado a adultos mayores de 60 años, que no requieren poseer estudios previos— nació en 1998 de manos del profesor David Zolotow. Un año después, la propuesta abrió sus puertas a la comunidad de adultos mayores en búsqueda de una mayor integración social. Durante el primer año se dictaron solo cuatro cursos con la asistencia de 54 estudiantes. Hoy brinda 29 cursos divididos en las orientaciones de Comunicación, Historia, Informática, Arte y Literatura y Ciencias Sociales, y alberga a más de 1200 inscriptos.

En el campus de la UNLZ conviven los alumnos de las carreras de grado que estudian para obtener un título y desarrollar una profesión, con los adultos mayores que quizás no tienen experiencia universitaria previa pero sí las ganas de aprender.

“UniTe significa encontrarse con un mundo nuevo de gente que no tiene otro interés de pasarla bien. Nos sentimos bien sin condiciones, acá no se habla de política, no venís ni a mostrar ropa, ni a mostrar el currículum de qué hiciste o que no hiciste de tu vida, ni cuál es tu situación económica, ni cuál es tu situación familiar. Es un ambiente limpio. Son un par de horas donde la pasamos muy bien. No hay competencia acá adentro, no hay mejores alumnos ni peores, eso crea un ambiente muy distendido”, describe Roberto que empezó en el programa en 2007 y ahora tiene 80 años.

Los abuelos se apoderaron de los pasillos de la UNLZ. El edificio se volvió parte de su rutina. Cada nuevo cuatrimestre se distinguen entre quienes es la primera vez que cursan y quienes ya acumulan experiencia “porque la forma de expresarse en la facultad cambia, después del primer cuatrimestre se los ve totalmente liberados”, afirma Matías, con más de una década al frente de las clases en UniTe y cuya especialidad se convirtió los adultos mayores. Si bien reconoce que trabajar con los abuelos es “demandante” también celebra “la satisfacción” de ver la evolución de cada alumno y el respeto y el cariño con el que se refieren al profesor.

Los alumnos más avanzados terminan de completar ejercicios de la tarea de la clase anterior, abren sus cuentas de Gmail y descargan los programas que necesitan para trabajar durante esa tarde. El docente encuentra sobre su escritorio el recorte de una nota de diario que le dejó Roberto sobre el avance de la comunicación y temas relacionados con lo visto en clase.

El compromiso que muestran los adultos durante el curso impulsa al docente a actualizar los contenidos y a buscar distintas estrategias de enseñanza. Las pruebas se practican a ensayo y a error. Matías responde las preguntas y repreguntas del aula completa. Cuando tiene que dar algún ejemplo de las actividades interactúa con los alumnos de la primera fila. Roberto siempre ahí, no sólo practica los ejercicios en su casa sino que también busca y lee información extra para compartirle al profesor.

AUNO-30-09-18
AB-SAM

Última modificación: 1 de octubre de 2018 a las 14:43
0
0

Hay 0 comentarios

captcha