theme/images/banner_web300dpi.jpg

Paritarias, insumos y personal, las demandas de los médicos bonaerenses

Fecha de publicación: 5 junio, 2018

Profesionales de la salud volverán a parar este jueves para reclamar aumento salarial, nombramientos y mejoras en el presupuesto para el sector. En diálogo con AUNO, advierten que estos reclamos se mantienen desde hace años y que no ven un panorama favorable para el futuro.

cicop-lomas.jpg

Lomas de Zamora, junio 06 (AUNO) – La gestión de María Eugenia Vidal al frente de la provincia estuvo signada por el conflicto con los grandes gremios estatales, en principal medida por las dificultades en acordar paritarias, y uno de los gremios más aguerridos es el de la Asociación Sindical de los Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (Cicop).

Ante la inminencia de un nuevo paro de médicos bonaerenses programado para este jueves, AUNO dialogó con referentes de la Cicop de la Provincia y de la región para conocer cuáles son sus principales preocupaciones y por qué es tan difícil mantener una buena relación y un diálogo fluido con el Ejecutivo.

Paritarias

El principal reclamo por parte de los profesionales de la salud es en torno a las negociaciones paritarias, que fue el principal motor de las decenas de paros que se realizaron desde 2015 hasta ahora.

Uno de los agravantes que plantean desde Cicop es que, ya casi a mitad de año, los médicos no han sido convocados a negociar el aumento salarial, a diferencia del resto de los grandes gremios. Esta situación los pone en estado de alerta porque los antecedentes demuestran que los últimos en acordar siempre se ven condicionados por el resultado de negociaciones anteriores.

Denunciaron, en esa línea, que el Ejecutivo intenta imponer “un techo salarial a la baja” y consideraron que una eventual oferta del 15 por ciento es “inaceptable” porque “las consultoras privadas hablan de una inflación en torno al 30”.

description

Si bien todas las negociaciones paritarias fueron conflictivas, en el caso de 2017 una de las salidas para llegar a un acuerdo fue la inclusión de la cláusula gatillo, un “reaseguro” para los trabajadores, porque cuando la inflación llega a una determinada cifra, los trabajadores reciben un resarcimiento económico para equiparar los valores al aumento de los precios.

Sin embargo, el gobierno bonaerense se niega a implementar la cláusula gatillo para estas negociaciones. “Muchas veces teníamos los acuerdos de principios de año y, luego, el aumento del costo de vida nos dejaba bastante lejos de lo que debió haber sido un aumento emparentado con la inflación. Por lo tanto, consideramos que el año pasado, fue un paso positivo la implementación de la cláusula gatillo para nosotros”, explicó a AUNO el presidente de Cicop, Fernando Corsiglia.

Recursos humanos

Uno de los principales déficits en los 80 hospitales bonaerenses y los centros de salud primaria de Buenos Aires es la* falta de personal para hacerle frente a la gran demanda de pacientes.*

Corsiglia indicó que esta situación se relaciona directamente con las paritarias y los “salarios de miseria” que reciben los médicos bonaerenses, por lo que muchas veces priorizan trabajar en el sector privado o, por ejemplo, en la Ciudad de Buenos Aires, porque los salarios son mucho más altos y las condiciones de trabajo son mejores.

description

“Es un contexto de ajuste general para los trabajadores lo que están haciendo es una decisión temeraria. Una decisión de este tipo plantea un cuadro de situación gravísima para la subsistencia del sistema de salud, en el que el problema principal son los bajos salarios y las malas condiciones laborales, y eso provoca que no tengamos postulantes para ingresar al sistema”, manifestó el referente de Cicop.

El titular de la seccional Cicop del Hospital Fiorito, Anibal Aristizabal, indicó que el centro de salud de Avellaneda tiene “serios faltantes de recursos humanos”, entre los que se destacan el servicio de neonatología, que solamente está integrado por cuatro profesionales, y el de pediatría, que solo cuenta con nueve.

“Cuenta con un solo neumonólogo, un nefrólogo, un hematólogo. Hemos perdido a lo largo de este tiempo consultorios porque se enfermaron o se jubilaron los especialistas y no se repusieron. Nadie quiere quedarse a trabajar en el hospital por las condiciones salariales, la carencia de elementos, los déficit estructurales que remedan en una situación de violencia que hay veces que se cristaliza muchas veces en su peor expresión que es la agresión física a algún integrante del equipo de salud”, aseveró.

Desde el Hospital Evita de Lanús, la referente de Cicop Sandra Álvarez indicó que se producen renuncias porque los trabajadores empiezan a “padecer el trabajo” por las malas condiciones. “En el ámbito privado van a tener menos demanda. Somos cada día menos para trabajar y va a haber más población llegando porque cada vez menos gente tiene obras sociales y prepagas”, sostuvo.

En el Evita, existen problemas “en las áreas más críticas” como la terapia intensiva de adultos, “que se ha ido achicando a lo largo del tiempo por falta de médicos y enfermeras”, los servicios como traumatología, ginecología y se retrasan cirugías “por no contar con camas para el postoperatorio”.

“Hay gente que está aprendiendo, porque es un hospital escuela, y nuestro temor es que aprendan esto como algo natural”, alertó Álvarez.

En esa línea, el referente de Cicop Lomas, Pablo Torres, indicó que muchas guardias de las unidades sanitarias del municipio “no se cubren o se cubren solamente con enfermeros”. “Evidentemente el presupuesto por el lado de recursos humanos está flaqueando”, consideró.

Infraestructura

Consiglia apuntó que las dificultades en cuanto a la infraestructura de los hospitales y los centros de salud son una cuestión “muy problemática” y que persiste “desde hace muchísimos años” sin refacciones, mantenimiento o “inversión de ningún tipo”.

“El Gobierno decidió avanzar en procesos de refacción de muchas de las guardias hospitalarias sin establecer diálogo para definir prioridades con las organizaciones gremiales. Es uno de los items no cumplidos de la paritaria 2017, donde acordamos una mesa técnica para el tema de infraestructura que no fue llevada a cabo. Les falta la mirada complementaria de los trabajadores”, evaluó.

Insumos

Asimismo, el presidente de Cicop subrayó que en los dos últimos años se acrecentaron los inconvenientes en cuanto a la provisión de insumos y señaló que cuando se rompe un aparato o falta algún reactivo “se demora mucho en generar los procesos de pedido y eso luego termina provocando que no exista esa disposición”.

En relación a los problemas que el gremialista encuentra en el sistema de salud público de la Provincia, aseguró que la de recursos humanos es “la situación más crítica” porque con los “salarios de miseria y las pésimas condiciones” en las que se desarrolla la tarea, lo que sucede es que no “los médicos no quieren ingresar al sistema” o que una vez que ingresaron “quieran permanecer”. “Es una situación muy complicada que hace que muchos servicios se vean condicionados o estén cerrados total o parcialmente y que muchos planteles de las guardias estén muy descubiertos”, remarcó.

description

El conflicto se mantiene desde hace años, y el panorama a futuro no indica que se la situación se pueda calmar en el corto plazo. Por ahora, desde Cicop, junto con el resto de los gremios estatales bonaerenses, continuarán con las medidas de fuerza.

“La salud es un derecho del pueblo y es un deber del estado garantizarlo. Por eso seguimos denunciando y organizándonos para visibilizar la situación. La población más vulnerable es la que va al hospital”, sentenció la referente de CICOP en el Hospital Evita.

AUNO 05-06-2018
FS-AFG

Última modificación: 7 de junio de 2018 a las 12:18
0
0

Hay 0 comentarios

captcha