theme/images/banner_web300dpi.jpg
FERIA DEL LIBRO

Los 'incorregibles' de Borges y Cristina

Una multitud acompañó a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner en la presentación de su libro Sinceramente en La Rural. Una noche de cánticos, llantos y alegría, bajo la lluvia.

Cristina en la FIL


Con sólo escuchar su voz, los millares de militantes estallaron en gritos y aplausos dentro y fuera de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. “Son incorregibles, ya lo dijo Borges, son in-co-rre-gi-bles”, remarcó la ex presidenta y actual senadora nacional Cristina Fernández de Kirchner, durante la presentación de su libro Sinceramente. Los ‘incorregibles’ de Borges, los peronistas, cantaban y aplaudían bajo de la lluvia, en pleno barrio porteño de Palermo.

El ruido de los truenos se mezclaba con el golpe de los bombos y redoblantes. Las personas que no pudieron ingresar a La Rural caminaban mojados, a paso veloz, hacia la pantalla ubicada en la avenida Sarmiento. El fondo azul oscuro de esa pantalla contrastaba con una palabra en blanco y cursiva: “Sinceramente”. Puertas adentro un millar de invitados entre ex funcionarios, legisladores, dirigentes políticos, intelectuales y artistas, esperaban por el discurso de la ex mandataria.

Afuera las mujeres incorregibles bailaban con pañuelos azules en sus cabezas, algunos con la bandera argentina y otras sencillos, blancos, con la premisa “Vamos a volver” y el símbolo con la V formada con los dedos. Entre la militancia, la música y cánticos clamaban por una nueva candidatura de la dirigente de Unidad Ciudadana, recordaban “a los compañeros caídos y desaparecidos” y reafirmaban que quienes estaban allí, eran los “herederos de Perón y Evita”.

description

Dos señoras comparten un paraguas frente a la valla de contención que separa a la multitud de la pantalla. Una de ellas espera desde las 17 y otra desde las 16 para escuchar una presentación que recién comenzará a las 20. Sólo se movieron de ese lugar para resguardarse un poco de la lluvia pero luego volvieron. La de la derecha contó que es la segunda vez que ve a Cristina, que fue a la cancha de Olimpo y a un acto en el Obelisco para rechazar la llegada del Fondo Monetario Internacional (FMI) al país. “Lo vi a Perón también. Quise entrar a la Feria del Libro pero no me gustó la gente. Me guardé la entrada para el sábado y vine acá por ella. Porque es Cristina”, remarcó, resguardada bajo el paraguas.

Una multitud bajo la lluvia

Cerca de las 20, la militancia se reunía frente a la pantalla y los nuevos cantos, acompañados de aplausos y el repiqueteo más corto de los redoblantes, anunciaban que ella estaba por aparecer en pantalla. Entre las familias, una nena se arrimó a la baranda de contención. Tenía el pañuelo verde por la Legalización del Aborto y un juguete en la mano. Con su mamá, esperaban la magia de la pantalla. Al unísono “Vamos a volver” y los dos dedos arriba. Así es la bienvenida de la imagen de Cristina sobre la avenida Sarmiento.

“En nombre a la de la Fundación El Libro, le doy la bienvenida doctora Cristina Fernández de Kirchner”, afirmó la presidenta de esa institución, María Teresa Carbano, desde la sala Jorge Luis Borges, donde un concurrido público acompaña la presentación de “Sinceramente”. En el patio interno de La Rural, hay otra pantalla con otra congregación de militantes. Afuera, en la avenida, una mujer gritó “¡Bravo Cristina! ¡Te necesitamos! ¡Cristina presidenta!”.

Carbano consideró que “Sinceramente” es un “verdadero suceso editorial que contrasta con la difícil situación” que atraviesa el sector editorial. “¡y nuestro país!”, respondió un hombre que miraba la pantalla. Al hablar Cristina, un nuevo grito recorre la multitud. Los redoblantes, las banderas, los aplausos completan la bienvenida. La ex presidenta destacó que es el primer año que la Fundación El Libro es presidida por una mujer. Las militantes acompañaron con una ovación.


El discurso es captado con atención por todos y todas. Hay aplausos y carcajadas ante las ironías de la dirigente política. “No sé cuánto dura una exposición…”, indicó la senadora en un momento. “¡Vos seguí jefa! ¡Vos seguí! ¡Vamos Cristina!”, alentó un joven con una bandera argentina sobre los hombros.

Una mujer se limpia las lágrimas de los ojos al escuchar el relato y la dedicatoria del libro de la dirigente peronista a su marido, Néstor Kirchner. “Hoy, 9 de mayo, nos casamos en el registro civil de La Plata”, rememoró la ex mandataria. Afuera, una multitud la abrazó con un nuevo canto: “Néstor no se murió, Néstor no se murió. Néstor vive en el pueblo”. Y se levantaban las banderas que decían “Abrázame hasta que vuelva Cristina” con la foto de los ex presidentes abrazados.


Después de proponer un contrato de ciudadanía responsable, la ex presidenta redondeó su discurso en 43 minutos. Los militantes gritaban “no” y hacían sonar sus bombos. Cristina se asomó a saludar a los militantes que estaban en el patio interno de La Rural. El público vuelve a cantar “vamos a volver” con la energía renovada al volver a verla.

En el subte, a la vuelta del acto, una de las “incorregibles” mira las fotos que sacó de Cristina con sus celular. “Qué lindo volver a verla y escucharla”, sonrió.

AUNO-10-05-19
MB-SAM

Última modificación: 15 de mayo de 2019 a las 15:14
0
0

Hay 0 comentarios

captcha