theme/images/banner_web300dpi.jpg

La crisis de Expreso Lomas

Fecha de publicación: 14 junio, 2019

Los trabajadores paralizaron sus tareas hace casi tres meses por salarios atrasados y porque el Ministerio de Transporte no aporta fondos necesarios para la reparación de unidades de las líneas 112, 165 y 243.

expreso-lomas.jpg

Los trabajadores de Expreso Lomas paralizaron sus tareas hace casi 90 días por falta de fondos para el pago de sueldos y acondicionamiento de las unidades de las líneas 112, 165 y 243. Denuncian que el Ministerio de Transporte no acató una orden de la Justicia que establecía el pago de montos adeudados para restablecer el servicio.

El parque automotor de la empresa cuenta con 136 unidades y llegaron a trabajar con 19 coches en la semana previa al 12 de marzo, día en que decidieron dejar de prestar el servicio. El delegado gremial Hugo Wurtz aseguró a AUNO que vienen denunciando el “vaciamiento de la empresa desde 2011” y decidieron parar porque “las quejas de los usuarios ya eran muy grandes”.

Pese a que la empresa El Puente puso a disposición 120 coches en condiciones, “se fueron rompiendo”. Sin dinero, no pudieron ser reemplazados los repuestos y quedaron menos de 20 unidades en circulación. En la semana previa al paro sólo
realizaba su recorrido la línea 165 desde 9 de Abril hasta Lanús.

Son más de 400 trabajadores los que se ven afectados por la falta de pago del sueldo de mayo. La semana pasaba cobraron abril. Mediante tres cautelares, la Justicia ordenó al ministerio de Transporte el pago de montos adeudados en concepto de subsidios para el pago de haberes y reparación de las unidades. Además, el Ministerio debe iniciar la licitación de la empresa, pendiente desde 2016.

El juzgado n°14 en lo Civil y Comercial de Lomas de Zamora trabaja con el expediente para resolver la licitación de la empresa que inició en 2015 cuando se desplazó al directorio de Expreso Lomas por administración fraudulenta, que apeló a la medida y generó una traba judicial.

Ahora, los trabajadores están a la espera de que “Transporte pague los subsidios que ordenó la Justicia” y establezca un “servicio de emergencia” en “todas las líneas” con un mínimo de 105 coches, indicó el delegado.

Aunque las líneas no circulan, los trabajadores cumplen con sus ocho horas de trabajo en el parque automotor ubicado en 9 de Abril, Esteban Echeverría. “A muchos se les acomodó el horario para que puedan hacer algún otro trabajo” para paliar la falta de salarios, comentó el delegado gremial.

En el galpón de “la verde” se realizan ollas populares todos los días, desde que decidieron parar, para los trabajadores y sus familias. En estos últimos tres meses recibieron donaciones de mercadería por parte del municipio de Esteban Echeverría, líneas de la zona como el 318 y el 542, y de colegas de la Ciudad de Buenos Aires.

En el último mes los representantes gremiales se hicieron presentes en los consejos deliberantes de los municipios por donde circula el 165 y recibieron un “apoyo incondicional”, aseguran. El resultado de estas reuniones fue la elaboración de comunicados que piden a la Justicia y al Ministerio de Transporte que “aceleren los pasos para que las líneas vuelvan a circular”.

Los trabajadores que esperan

Los trabajadores recién cobraron la semana pasada su salario de abril y aún no cobraron mayo. Pablo Insaurralde tiene 28 años, vive en Guernica y hace tres años y medio que es chofer en Expreso Lomas. Tanto a él como a sus compañeros les está “costando un montón” sobrellevar la situación que viven. Sostener a la familia es “complicado”, está “pichuleando el día a día” con alguna que otra changa “para tener un par de pesos” y después va a cumplir su horario en la empresa, relató el trabajador.

Casi el 80 por ciento de los trabajadores vive en Esteban Echeverría. Algunos vienen desde puntos más distantes como Pablo o Leonardo Escargati (34) que también es de Guernica. Él es chofer del ramal 1 de la línea 165 que sale desde 9 de Abril y llega a Plaza Once y contó que recibe ayuda de su madre y hermanos y va viendo cómo puede hacer con los gastos de la casa.

Adrián Marcelli tiene 42 años, vive en Quilmes y hace 15 desempeña sus tareas en la empresa. Es chofer del ramal Loma Verde del 165. “Estamos complicados con esto de no cobrar los sueldos. Hasta que no nos traigan los materiales para trabajar, seguimos con una mano detrás y otra adelante”, lamentó.

“Te sentás a comer, mirás a tus hijos y no sabes qué decirles. Te dan ganas de salir corriendo como me pasa a mí. Hay compañeros que no se pueden levantar de la cama. Las deudas las tenemos que ir postergado. Están llamando a cada rato del banco. Se atrasa la luz y el gas. Esperemos que salga una solución rápida”, expresó Marcelli.

AUNO-14-06-2019
KEC-MDY

Última modificación: 31 de julio de 2019 a las 21:03
0
0

Hay 0 comentarios

captcha