theme/images/banner_web300dpi.jpg
Consejo del Salario

Fuerte rechazo al nuevo salario mínimo

Organizaciones sociales de la zona sur marcharon hasta el Ministerio de Trabajo mientras se desarrollaba el Consejo del Salario. El aumento dispuesto por el Gobierno “no tiene ningún sentido con realidad”, cuestionaron.

fol.jpg

Lomas de Zamora, agosto 30 (AUNO).- Organizaciones sociales de la zona sur rechazaron el aumento del 35 por ciento en tres partes sobre el salario mínimo decidido hoy por el gobierno nacional, tras fracasar un acuerdo en la reunión del Consejo del Salario. Desde las agrupaciones exigieron un incremento que iguale al monto de la canasta básica y que eleve el sueldo mínimo a 32 mil pesos.

El Ministerio de Trabajo fue la sede de la reunión promovida por el gobierno de Cambiemos entre las cámaras empresarias y los gremios, en donde se busca llegar a un acuerdo salarial consensuado. Sin embargo, nuevamente fue la Casa Rosada la que fijó la suba de forma unilateral tras el rechazo de la oferta por parte de los sindicatos. La cifra definida desde el Ministerio a cargo de Dante Sica es 19 puntos menor a la inflación anual.

Mientras el encuentro tripartito sucedía, frente al edificio situado en Alem al 650 tuvo lugar una serie de manifestaciones convocadas por múltiples organizaciones sociales, varias de ellas provenientes de zona sur.

De acuerdo a Esteban Marcioni, vocero del Frente Popular Darío Santillán (FPDS) de Lanús, la oferta del Gobierno “no tiene ningún sentido con realidad que está pasando el país”. Para él, ofrecer un salario mínimo que “está a la mitad de la canasta básica” es una propuesta “muy pobre”.

El aumento anunciado desde el Ministerio de Trabajo será dividido en tres partes repartidas en agosto, septiembre y octubre con subas del 12, 13 y 10 por ciento respectivamente. Esto daría un total de 16.875 pesos para noviembre, en contraposición a los 12.500 actuales.

Sin embargo, el incremento quedó muy por debajo de lo exigido por los gremios y las organizaciones sociales, que plantearon un salario mínimo, vital y móvil que equipare la canasta básica, que en julio ascendió a los 32 mil pesos.

Además del reclamo por un salario mínimo equiparable a la canasta básica, otra de las exigencias fue las del aumento mensual de los miembros de las cooperativas, quienes cobran 7.500 pesos mensuales, es decir 24.500 pesos menos de lo que necesita una familia tipo para no ser pobre.

Para uno de los referentes del Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) de Almirante Brown, Damián Rico, esto representa un grave problema porque la “mayor fuente de trabajo” para los miembros de la agrupación son las cooperativas y en la actualidad están cobrando “la mitad de un salario mínimo”.

Sumado a los bajos sueldos que reciben los miembros de estas cooperativas, Murcio remarcó a AUNO que la situación es “bastante preocupante” a raíz del “hambre y la falta de empleo”.

Este diagnostico fue compartido por Marcioni, quien fue más allá al referirse a la devaluación del 20 por ciento que tuvo lugar luego de las PASO como una “catástrofe social”. Para el miembro del FPDS “todavía no damos cuenta” del “daño y dimensión” de las políticas del gobierno de Mauricio Macri.

“Nosotros que tenemos comedores hace muchísimos años en la mayoría de los distritos del conurbano bonaerense, veníamos haciendo las comidas para los chicos al mediodía, después fue para toda la familia y ahora las familias nos piden si puede ser también a la noche”, lamentó Marcioni en dialogo con AUNO.

Además de la presencia de FOL y FPDS, asistieron a la convocatoria la Central de los Trabajadores de la Argentina Autónoma (CTAA) de Capital Federal, la Federación de Organizaciones de Base (FOB), Movimiento por la Unidad Latinoamericana y el Cambio Social (MULCS) e Izquierda Latinoamericana Socialista, entre otras organizaciones.

JP-AFD
AUNO-30-08-19

Última modificación: 5 de septiembre de 2019 a las 16:05
0
0

Hay 0 comentarios

captcha