theme/images/banner_web300dpi.jpg
LOMAS DE ZAMORA

"El arte defiende causas perdidas"

Fecha de publicación: 24 agosto, 2019

La frase es de Tabaré Cardozo, director escénico de Agarrate Catalina, que esta noche se presenta en el Teatro Coliseo. Es en el marco de una gira por el Conurbano.

agarrate_catalina_2019_defensores_de_causas_perdidas-35a7e.jpg

Lomas de Zamora, agosto 24 (AUNO).- Con 18 años de trayectoria y un vínculo consolidado con los argentinos, la murga uruguaya Agarrate Catalina recorre el conurbano con un show que busca romper con la grieta y que hoy se presenta en Lomas de Zamora. Sus integrantes se dividen en dos grupos en el escenario y cada uno se dedica a defender con tono humorístico diferentes causas perdidas, como la ya casi imposible organización del mundial 2030 de fútbol en Uruguay.

En medio del viaje que traslada a la agrupación de Luján a El Palomar y con las voces de sus compañeros de fondo, Tabaré Cardozo, director escénico y musical de La Catalina, reconoce que Defensores de causas perdidas tiene “un discurso incómodo en un momento inoportuno”. Lo incómodo es salir de la lógica “bueno-malo” porque “atenta contra la inteligencia y el arte”. El momento es la previa a las elecciones presidenciales de Uruguay y Argentina, que enfrentan a dos modelos de países diferentes.

“Nosotros no podemos entrar en especulaciones electorales porque sería contradictorio con nuestro pensar”, afirma Cardozo, uno de los fundadores de la murga, durante la entrevista con AUNO, horas antes de su segunda presentación en tierras bonaerenses con entradas agotadas, a pesar de la crisis económica que atraviesa el país. “Siempre tuvimos un discurso de izquierda, pero nunca fuimos dogmáticos”, explica, y aclara que eso no quiere decir que manifiesten “una posición neutral” sobre la sociedad. El show se presentará esta noche en el Teatro Coliseo, de Lomas de Zamora, ubicado en España 55, a partir de las 21.30.

La agrupación estrenó este espectáculo durante el carnaval de verano, en el que volvió a competir después de siete años y obtuvo el segundo puesto. La presentación forma parte de una mini gira con la que recorrerá diez localidades del Conurbano. Además de pasar por Lomas, llevará a la murga por Quilmes, Tigre y Ramos Mejía en los próximos días, entre otros destinos.

—Durante el show critican los efectos de la grieta en la sociedad. ¿Que los incentivó?
—Es un tema que no sólo está afectando a nuestros países, sino al mundo entero. Desde que el mundo es mundo se separa en oprimidos y opresores, norte y sur, la guerra fría, pobres y ricos, burgueses y proletariado. Ahora está a flor de piel y como irreconciliable, entonces lo que planteamos es que esa grieta es mentirosa. Por supuesto que hay división, pero no es binaria y maniquea del bien o el mal. En realidad hay un montón de “subgrietas” que subyacen debajo de esa cáscara y es muy reduccionista mirarlo de esa manera. Esa es la pretensión filosófica que hay detrás del planteo. Todo dicho en forma humorística.

—Justamente por la postura respecto a la grieta, en el carnaval recibieron algunas críticas. ¿Cuándo armaron el show tuvieron en cuenta que podía despertarlas, y más en un año electoral?
—Por supuesto que siempre tenemos en cuenta el contexto, pero también éramos conscientes de que era un discurso incómodo en un momento inoportuno. Sin embargo, el arte no se puede permitir especular con las circunstancias. Mucha gente nos dijo: tienen razón en lo que dicen pero no es el momento para decirlo. Pasa que no podemos entrar en especulaciones electorales porque sino estaríamos siendo contradictorios con nuestro pensar.

—De todas manera, durante el show aparece su postura histórica relacionada con la izquierda.
—Las formas de pensar son dinámicas y es un muy sano para el alma y la mente hacer ejercicios de empatía y ponerse en el lugar del otro. Eso no significa que vos cambies tu raíz ideológica o filosófica. Entender la lógica adversaria no significa renunciar a tus principios. Por eso estamos convencidos de que nuestro discurso es coherente con el que venimos teniendo desde siempre. El que no lo entienda así, en realidad tampoco lo entendió anteriormente. Si bien nosotros siempre tuvimos un discurso de izquierda, nunca fuimos dogmáticos. De hecho en 2014 hicimos un cuplé sobre los dogmas; en 2008 de los viejos militantes; en 2007 el cuplé de las banderas en el que hablamos de progreso de las ideologías y de cómo la tribuna se pone de un lado o del otro, y la gente, de acuerdo a bajo qué bandera, se pone en contra de su prójimo. No es nuevo este tipo de planteos en Agarrate Catalina.

description

—¿Por qué eligieron defender causas perdidas?
—Sentimos que en cada show nuevo tenemos que renovar esta utopía del arte. Si hay algo que hace el arte es defender causas perdidas. Es una batalla, que ya sabés que a priori está perdida, pero elegís darla igual como artista. Esa es la consigna que elegimos para defender y cada uno de los cuplé es una causa perdida. Una es la lucha de clase, otra la grieta, la organización del mundial 2030. Hay varios bloques donde tratamos de hacer una sátira y crítica humorística.

—¿El giro a la derecha de la región dificultó su propuesta artística?
—No, de hecho es más cómodo para el artista porque tiene “al enemigo en frente”. Es más incómodo cuando la murga tiene que criticar su entorno político. Cuando el gobierno es de izquierda es un poco más difuso el límite y se generan problemas de crítica y autocrítica, y de comprensión lectora para el público. Pero cuando lo que hay enfrente para criticar es un gobierno de derecha es mucho más nítido y se identifica dónde está “el enemigo”.

—Desde el punto de vista creativo, ¿este tipo de gobiernos no dejan servida en bandeja una crítica?
—Sí, por eso. Tenemos que salir de nuestras lógicas maniqueas del bueno y el malo porque a la hora del arte se vuelve todo muy obvio. Eso atenta contra la inteligencia y contra el arte. Creo que como humanidad es un poco pretencioso decirlo de esa manera. Nuestro discurso humanístico apunta a la autocrítica permanente. Nosotros elegimos el arte como un lugar para dar nuestra batalla cultural. Sin ser operadores políticos. Eso es lo más importante, la independencia, sino cuando sos gobierno sos el bufón de la corte y cuando sos oposición sos el brazo artístico de una guerrilla cultural. En esa clave pierde valor el arte. La independencia es clave para el pensamiento analítico y para la bahía del arte en sí mismo. Eso no implica una posición neutral ni una lavada de manos o una sacada de culo de la jeringa. Al contrario, me parece que implica más compromiso, más duro y más incómodo porque se sale del eje de la lógica convencional del pensamiento ideológico.

—Otro de los cambios culturales es la cuestión de género. ¿Cómo repercute eso en el interior de la agrupación y en el género de la murga?
—Es verdad. Yo creo que los cambios culturales acompañan a los sociales. Bienvenido sea este cambio cuando la sociedad cambia para bien, como es el caso de los movimientos de lucha de género. En el caso particular de la murga como género, históricamente estuvo integrado por hombres de la misma manera que el tango, el folklore o el rock. De a poco ha ganado terreno la presencia de las mujeres en estos espacio culturales. Y en La Catalina siempre hubo una composición mixta. No es que se incorporaron mujeres ahora. Tiene 18 años y el primer año, incluso, había más mujeres que ahora. Llegó a haber cinco mujeres en el escenario los primeros años de la murga. Después hubo movimientos y actualmente son dos. No es algo nuevo para nosotros.

—¿Qué expectativas tienen para estas presentaciones?
—Empezamos esta gira el 3 de abril en el Gran Rex, después anduvimos por varias provincias y la vamos a terminar en noviembre. En este segmento hacemos 10 localidades del Conurbano y la verdad es que no nos deja de sorprender la respuesta del público, en particular en este contexto tan crítico desde el punto de vista económico. Las entradas se pusieron a la venta hace un poco más de un mes y a la mitad del río hubo que cambiar de caballo porque el dólar se disparó. La gente igual compró las entradas, ya hay funciones agotadas y otras vendiéndose a buen ritmo. Más allá de la cuestión de la taquilla, lo tomamos como un símbolo de unión que creemos que hay consolidado con el público argentino.

—¿Están trabajando en un nuevo show? ¿Ya definieron si van a competir en el próximo carnaval?
—Tenemos muchas ganas de participar del próximo carnaval. Ya estamos escribiendo el nuevo espectáculo, pero todavía no tomamos la decisión de si vamos a participar. Dependemos de algunas decisiones internas que tienen que ver con la composición del plantel. La voluntad de participar está muy firme y estamos muy avanzados en la creación de un nuevo espectáculo.

AUNO-24-08-2019
GS-MDY

Última modificación: 11 de septiembre de 2019 a las 10:41
0
0

Hay 0 comentarios

captcha