theme/images/banner_web300dpi.jpg

Organizaciones sociales rechazan la baja de la edad de imputabilidad

Fecha de publicación: 25 septiembre, 2013

Consideran que esas iniciativas “no son más que un síntoma de la falta de políticas de niñez” que hay en la provincia de Buenos Aires. Polémica sobre la sanción de un nuevo régimen penal juvenil.

Lomas de Zamora, 24 septiembre (AUNO).- Organizaciones que se dedican a la promoción y protección de los derechos de los niños en el sur del Conurbano se pronunciaron “en contra de bajar la edad de imputabilidad” de 16 a 14 años, así como también rechazaron un nuevo régimen penal juvenil que “criminalice” a los menores de 18 años.

Marcela Val, directora de Che Pibe, una fundación de Villa Fiorito, Lomas de Zamora, sostuvo ante AUNO que desde las organizaciones que integran el colectivo de infancia en el distrito están “en contra de penalizar a los chicos” porque esa “no es la solución” a la problemática de la seguridad.

En su opinión, al hacer esa propuesta las autoridades tuvieron una “intencionalidad de represión y de buscar salidas facilistas” a los problemas de la infancia en lugar de “trabajar la situación individual de cada chico, y de garantizarles su vida y sus derechos”.

En la misma línea, la abogada de la Fundación Pelota de Trapo de Avellaneda, Laura Taffetani, puntualizó que en el “entramado del delito” están involucrados “sectores del Estado” y consideró que buscar una solución endureciendo la legislación para chicos en situación de conflicto con la ley penal o civil es “condenar a la infancia” y “eludir” la responsabilidad que tienen los adultos.

“Debería ser una política de Estado. La 'inseguridad’ existe según a quién se la atribuyamos. La inseguridad más fuerte es no poder funcionar como sociedad, el individualismo y el desamparo. Antes de bajar la edad pregúntense qué hacemos con los chicos que consumen paco y que pelean por su vida”, enfatizó Taffetani.

Por su parte, Estela Rojas, responsable de Chicos del Sur, también de Lomas de Zamora, rememoró que “no es la primera vez” que se intenta bajar la edad de imputabilidad sino que a un proyecto similar se le dio media sanción en la Cámara de Senadores en 2009, y decenas de organizaciones sociales de infancia “lograron frenarlo”.

En tanto, la directora de Casa MANU, Silvia Casas, coincidió en que esta iniciativa es “una vulneración más” a los derechos porque el joven que delinque a los 14 años, lo hace “porque durante 14 años sus derechos fueron vulnerados”, y esto muestra de “lo poco que importa la niñez en la Argentina”.

La polémica se reavivó con la propuesta que lanzó el primer candidato a diputado por el Frente para la Victoria e intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, cuando en el programa “Almorzando con Mirtha Legrand” dijo: “El Estado debe hacerse cargo de los menores que delinquen, por eso vamos a impulsar un régimen penal que hoy no existe en la Argentina”.

Al referirse al tema, Estela Rojas reflexionó: “Si el Estado no es capaz de garantizar los derechos del niño en general, por qué los va a garantizar cuando son penalizados”, y añadió que le “preocupa mucho” que desde el gobierno, sobre todo el provincial, no haya una apertura al diálogo” ni “políticas de infancia” para evitar que los chicos “lleguen al delito”.

Marcela Val aseveró que existe un régimen penal juvenil sancionado por la dictadura, al que hay que “adecuar y actualizar”, y que debe darse sobre una “buen estructura”, sin que ello implique bajar la edad de imputabilidad.

“Ese régimen es para encerrar a los pibes, no es para mejorar el sistema penal juvenil. No quieren garantizar sus derechos, porque se los encierra en 'la Carcelita’, un lugar donde los chicos están en una habitación tipo celda y no tienen ni un patio donde descargar toda la energía que tienen”, subrayó la directora de Che Pibe.

Respecto a la iniciativa de un nuevo RPJ, Casas enfatizó que esa propuesta no es más que un “disfraz para bajar la edad de imputabilidad” e indicó que si el Estado no cuenta con “políticas de egreso”, las instituciones van a funcionar como un “depósito” de chicos sin la posibilidad de “reinsertarse” en la sociedad.

“Vamos a pelear para que el chico tenga una familia que le dé amor porque, con la posibilidad de entrar en un seno familiar contenedor, el pibe puede superar el delito”, aseguró la titular de Casa MANU. Laura Taffetani coincidió en esto y destacó que la necesidad de crear en los chicos un “vínculo humano” para que la vida “vuelva a valer la pena”.

JR-AFD-EV
AUNO-25-09-13

Última modificación: 1 de octubre de 2013 a las 12:10
0
0

Hay 0 comentarios

captcha