theme/images/banner_web300dpi.jpg
FÚTBOL

Almirón despide un ciclo dorado en La Fortaleza

Fecha de publicación: 4 diciembre, 2017

El entrenador más ganador de la historia de Lanús pondrá fin a su exitosísimo paso como conductor del equipo esta tarde cuando desde las 17 reciba a Vélez. Se marcha a Deportivo Las Palmas, de España.

Jorge Almirón


Lanús, diciembre 4 (AUNO).- La Fortaleza se vestirá de gala para despedir al DT que más alegrías le brindó al hincha del ‘Grana’, ya que esta tarde cuando el equipo enfrente a Vélez será la última vez que se lo verá a Jorge Almirón sentado en el banco de los suplentes de Lanús.

El entrenador tomó la decisión de poner un cierre a su ciclo en el club y continuar su carrera en Las Palmas de España, mientras que en la institución del sur del Gran Buenos Aires será el actual DT de la Reserva, Ezequiel Carboni, quien tomará su lugar desde el martes.

La derrota frente a Gremio por la final de la Copa Libertadores no hizo más que acelerar el final de un ciclo que ya había comenzado a dar signos desde hace algún tiempo de que antes de fin de año se iba a producir esta partida.

En primer lugar, porque el entrenador consideraba que su equipo ya había tocado su techo y para lo que viene, sin jugar la Libertadores del próximo año y con varios jugadores que se pueden ir, era difícil pensar en un Lanús versión 2018 a la altura de lo que fueron estos últimos dos años.

Por otra parte, por la búsqueda de nuevos desafíos que le brinden un progreso aún mayor, con la motivación de poder demostrar en una liga de primer nivel como la española todo su potencial.

Exitos totales

El ciclo de Almirón en Lanús tuvo su inicio en enero de 2016, cuando le tocó asumir como director técnico del club tras la partida de Guillermo Barros Schelotto.

Su primer semestre en frente del equipo pudo haber sido quizás el momento en el cual el ‘Grana’ logró jugar mejor fútbol, con una idea de juego que profundizaba mucho más aún el concepto que había impreso Barros Schelotto

Manejar la pelota al ras del piso en todo momento, monopolizar su dominio y ser protagonista en cualquier cancha eran las características sobre las cuales Lanús sentaba sus bases, con jugadores de muy buen pie capaces de brindarle la posibilidad de hacerlo.

Con tres buenos refuerzos en el verano (*José Luis Gómez, Iván Marcone y Pablo Mouche*), más el regreso de José ‘Pepe’ Sand, Lanús logró potenciar a otros futbolistas de calidad que ya estaban en el plantel como Román Martínez o Lautaro Acosta.

Y con Miguel Almirón como figura y jugador capaz de desequilibrar cualquier defensa cerrada Lanús tenía el cambio de ritmo necesario en su juego para que su manejo de pelota continuo causara sorpresa sobre los rivales.

Las estadísticas en ese torneo de 2016 fueron avasallantes en los números, con un total de 12 partidos ganados, dos empatados y dos perdidos, algo que le permitió terminar primero en ese particular campeonato que estuvo dividido en dos zonas.

El ‘Grana’ fue el equipo que más puntos sumó de todos los participantes del torneo con 38 puntos, lo que le permitió ser primero cómodo de la zona 2. Por otra parte, San Lorenzo con 34 unidades fue el ganador de la zona 1 y eso los llevó a enfrentarse en una final para definir al campeón.

Con alrededor de 25 mil almas ‘Granates’ presentes en el estadio Monumental, el equipo de Jorge Almirón dio clase de buen fútbol y con una apabullante goleada de 4 a 0 se consagró campeón del fútbol argentino por segunda vez en su historia.

Tiempo después y poco tiempo antes de comenzar el segundo semestre, Lanús consiguió su segundo título en el ciclo de Almirón en el Cilindro de Avellaneda, en donde tuvo que medirse frente a Racing por la Copa Bicentenario, una final que medía a los campeones de los llamados ‘torneos de transición’.

Un gol sobre tiempo de descuento del en ese momento recientemente incorporado delantero paraguayo Brian Montenegro le dio a Lanús el título en un partido muy cerrado en el desarrollo.

El segundo semestre del año 2016 significaría un período de transición para el elenco ‘Granate’ que caería eliminado en primera ronda de la Copa Sudamericana frente a Independiente (con derrota tanto en la ida como en la vuelta) y tendría varios partidos sin ganar en el campeonato local.

Las partidas del defensor central Gustavo Gómez y de los delanteros Pablo Mouche y Oscar Benítez debilitaron tanto la estructura como el recambio del equipo, un factor negativo que sumó al de que tanto Ciro Rius como Brian Montenegro no rindieron como refuerzos.

Sin embargo, sobre el final del año Lanús tuvo una gran remontada al sumar 13 de los últimos 15 puntos en juego y finalizar en el cuarto puesto esa primera mitad del campeonato.

En este 2017 la Copa Libertadores se planteó como el gran objetivo de la temporada y Lanús decidió jugarse todo lo que tenía para hacer un buen torneo.

Ya sin Miguel Almirón, que partió hacia el Atlanta United de la MLS, al equipo le volvió a costar el inicio de torneo y sufrió varios vaivenes con respecto a su rendimiento futbolístico.

Pese a esto, en el primer partido del año el conjunto de Almirón no daría señales de extrañar a la joven estrella paraguaya tras conseguir en La Plata lo que sería el tercer título del ciclo con* goleada por 3 a 0 sobre River por la Supercopa Argentina*.

La partida del mediocampista de igual forma dejó expuesto poco tiempo después lo dependiente que era hasta ese momento Lanús a su juego y sin él comenzó a notarse ciertas dificultades en el cambio de ritmo del equipo, que no sabía cómo generar desequilibrio y por momentos se volvía excesivamente previsible.

Sin embargo, con esta dificultad a cuestas, los dirigidos Almirón mantuvieron su manera de jugar sin pensar en los costos que pudiera ocasionarles y con una fe muy fuerte en que no debía modificar su filosofía futbolística.

Una irregular campaña en el campeonato local lo al margen de la Copa Libertadores del año próximo, pero le permitió clasificarse de todas formas a la Copa Sudamericana 2018 con un meritorio octavo puesto en un torneo que jugó varios encuentros con equipos alternativos.

Sin embargo, en la Libertadores consiguió terminar primero en su grupo y como el segundo equipo que más puntos sumó en la fase de grupos, algo que le permitió definir siempre de local en duelos eliminatorios.

Si en la primera parte del año Lanús descuidó un poco el ámbito local, en la segunda parte le dio aún menos importancia a lo que aconteció en la Superliga por la importancia a la que estaba sujeta lo internacional.

Los octavos de final serían superados con cierta incomodidad pero con autoridad sobre The Strongest de Bolivia, con un global de 2 a 1.

Luego en cuartos de final vendría la primera gran remontada: En la ida del choque contra San Lorenzo, el 'Granate’ jugó un muy mal partido y cayó 2 a 0, un resultado que lo dejó condicionado para la vuelta.

Pese a esto, fue en este momento que Lanús sacó a relucir de nuevo su mejor fútbol para ganar 2 a 0 en La Fortaleza y luego imponerse en los penales.

Pero en semifinales vendría sin lugar a dudas la mayor de las hazañas del ciclo frente a River, rival con el cual cayó sin atenuantes por 1 a 0 en el Monumental.

La Fortaleza lo recibió con la esperanza de poder revertir la historia, pero en 15 minutos ya caía dos a cero.

Sin embargo, más allá de las polémicas por el uso y el no uso del VAR, el carácter de Lanús apareció en ese duro momento y con un inspirado ‘Pepe’ Sand, autor de dos goles, el ‘Grana’ se impuso por 4 a 2 y se metió por primera vez en la gran final del fútbol continental.

Lo que era pura ilusión del ‘Grana’ por conseguir su primera Copa Libertadores se pinchó con un gran equipo como Gremio de Brasil que con victoria 1 a 0 de local y 2 a 1 en el Sur del GBA le terminaría robando la ilusión a toda una ciudad.

Sin embargo, quedará por siempre en la historia una campaña histórica de Lanús en el máximo certamen internacional que cerró un ciclo enorme de dos años con Almirón como conductor.

En total, dirigió 78 partidos y consiguió un total de 42 victorias, 14 empates y 22 derrotas con un alto porcentaje de efectividad del 62,22 %, algo que le permite quedar hoy como el entrenador que más campeonatos consiguió en el club.

Su futuro está ligado al fútbol español, mientras en el ‘Grana’ se vislumbra el comienzo de un nuevo proceso con un entrenador joven como Carboni que hace muchos años es preparado por el club para este momento.

AUNO 04-12-17
MDC-MFV

Última modificación: 5 de diciembre de 2017 a las 17:46
0
0

Hay 0 comentarios

captcha