Alvaro Castiñeira, el hacedor del milagro

El entrenador de Lanús admitió que “no imaginaba” que podría conducir al ‘Granate’ desde el Torneo Nacional de Ascenso hasta la máxima categoría del básquet argentino en apenas una temporada. Y aseguró que ahora, en la Liga Nacional, la premisa que perseguirá el conjunto del Sur del Gran Buenos Aires será hacer “un papel digno” que le permita “echar raíces” en el competitivo certamen.

Matias Mazzocchi

Consolidarse en una categoría bien exigente como es el Torneo Nacional de Ascenso (TNA) era el objetivo de máxima que el entrenador de Lanús, Alvaro Castiñeira, se había fijado en 2007, cuando el equipo del Sur del Conurbano Bonaerense obtuvo la franquicia que le permitía participar en esta dura competencia. Sin embargo, poco a poco, el ‘Granate’ consiguió resultados; creció deportivamente y logró, al cabo de una temporada, lo que parecía impensado: llegar a la prestigiosa Liga Nacional, el campeonato que impulsó el gran León Najnudel, hace más de veinte años, y que posibilitó el gran crecimiento que básquet argentino experimentó en las últimas décadas.

Y es que esta auténtica hazaña alcanzada por el conjunto sureño adquiere ribetes épicos, cuando trasciende que Castiñeira contó con apenas una semana para armar el plantel con el cual consiguió el tan soñado ascenso. Esto se debió a que el club, que militaba en la Liga B, tuvo la posibilidad de comprar una plaza que estaba disponible en el TNA.

Pero conseguir esa vacante no resultó sencillo. En un principio, Lanús compitió mano a mano con Asociación Italiana de Charata, que se impuso por prioridad deportiva, según el criterio de la Asociación de Clubes (AdC). Pero, los dirigentes del granate no bajaron los brazos y finalmente alcanzaron su cometido, debido a muchos equipos desistieron a último momento de participar de la competencia, una oportunidad que Lanús decidió aprovechar.

Pero la historia no termina allí. El ascenso del ‘Grana’ sorprendió a todos, jugadores y cuerpo técnico incluidos, ya que antes del inicio de la temporada, el propio Castiñeira había declarado que el principal objetivo era “salvarse del descenso”.

“Empezamos a creer en que podíamos lograr el ascenso cuando superamos la primera fase. Además, cuando pasamos el primer cruce, para ser más específico en el quinto partido con Asociación Italiana de Charata, se nos produjo un click en la cabeza”, reseñó Castiñeira.

Sin embargo, con el correr de los partidos, el equipo fue cambiando de planes. Y el sueño se convirtió en realidad cuando Lanús eliminó a Argentino de Junín en las semifinales y se aseguró de esta forma un lugar en la elite del básquet argentino. Luego, con el ticket en mano, perdió la final con Ciclista Olímpico de Santiago del Estero… No obstante, esa derrota no alcanzó a empañar la gran hazaña que se había conquistado.

A continuación, los conceptos más interesantes de la charla que el DT sostuvo con AUNO.

-¿Pensaba que podían lograr el ascenso?

-No. Realmente no me lo imaginaba. Cuando empezamos con este proyecto no pesábamos que podíamos lograr el ascenso a la Liga Nacional. Nos habíamos planteado como primer objetivo poder clasificar al TNA 1, es decir jugar la segunda ronda. Lo que nos ayudó mucho fue el cambio de extranjero que realizamos en plena temporada (llegó el estadounidense Wendell Gibson por el lesionado Jameel Heywood, de Islas Vírgenes). A partir de ahí, el grupo mejoró y nos convertimos en un equipo muy sólido.

-¿En que momento se dio cuenta de que lo podían lograr?

-Empezamos a creer que podíamos ascender cuando superamos la primera fase. Además, cuando pasamos el primer cruce, para ser más específicos en el quinto partido con Asociación Italiana de Charata, se nos produjo como un click en la cabeza. Ahí, nos convencimos que no éramos menos que nadie y que podíamos llegar a una categoría superior, ya que en ese cruce, el equipo mostró lo mejor que tenía, en cuanto a juego y carácter.

-¿Cuáles fueron las principales cualidades de sus dirigidos?

-Se armó un grupo muy unido, con defectos y virtudes. Durante todo el campeonato fuimos muy inteligentes porque escondimos bastante bien nuestros errores y resaltamos nuestras virtudes. Por ahí, pasaron las cuestiones más importantes que nos dieron el pasaje a la Liga Nacional.

  • -En lo personal, ¿qué significó este logro?*

-Para mí significó el hecho más importante de mi carrera como entrenador. Aunque también tuve la suerte de ganar un Campeonato Argentino, con el seleccionado de Capital Federal. Ambos fueron logros muy importantes en mi carrera como entrenador.

-¿Lanús está capacitado para jugar la Liga Nacional?

-A pesar de que sea una localidad del Gran Buenos Aires donde se respira mucho fútbol, en Lanús también se vive el básquet de manera muy intensa. A veces, paso por los bares de la zona y veo a mucha gente hablando de este juego. Estas son las costumbres que sobrevivieron a los años sesenta, cuando la institución cuando tenía era un gran equipo que era habitual animador de los campeonatos.

-¿Cómo fue su relación con los dirigentes?

-Buena. Lo único que tengo para decir de la Comisión Directiva son palabras de agradecimiento. Cuando se cumple esa unidad entre las tres partes que forman un club jugadores, cuerpo técnico y dirigentes, las cosas terminan saliendo bien. Eso fue lo que sucedió acá.

-¿Empezó a diseñar un plantel para jugar en la Liga Nacional?

-Aunque todavía no hablamos nada sobre el tema del presupuesto para la próxima temporada, ya tuvimos un par de charlas con los dirigentes. Nos vamos a plantear armar un equipo que junte experiencia en la Liga. Pensamos sumar tres figuras de jerarquía al plantel. Lo que todos esperamos es tratar de realizar un papel digno.

AUNO 23-05-08
MM-LDC-MFV
deportes@auno.org.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>