Abrirá sus puertas la primera escuela piquetera

Una escuela en donde la enseñanza tradicional se ensambla con la cultura solidaria, los valores del cooperativismo y la autogestión comenzará a funcionar en un predio recibido en comodato por una agrupación piquetera. Para terminar de construir las aulas necesitan donaciones de materiales.

Por Sebastián Rubén Ochoa

(AUNO-TERCER SECTOR*) Muchos opinaron que allí se les enseñaría a los chicos a “quemar gomas y hacer cortes de ruta”. Fantasearon con nombres de materias como “Saqueo I y II”. Sin embargo, las críticas no alcanzaron a desviarlos de su propósito: en un barrio del partido de La Matanza, las familias de una agrupación piquetera levantan una escuela para que sus hijos se eduquen mientras sus padres trabajan en el mismo predio donde funciona una panadería, un taller de serigrafía, otro de costura y una editorial.
La inauguración de la escuela popular es un viejo sueño, que programan estará listo para 2005. Pero Toti Flores, integrante del Movimiento de Trabajadores Desocupados (MTD) de La Matanza, rescata que sus pasos, aunque cortos, resultan mucho más sólidos que los de la cultura del “”#8482;llame ya, téngalo ahora”#8482; “#8220;ilustra- inspirada por el neoliberalismo”.
La escuela administrada por la agrupación piquetera sigue la línea de los establecimientos escolares desarrollados por el Movimiento Sin Tierra, de Brasil, o los zapatistas en Chiapas, México. Con este emprendimiento se apunta a acercar a los chicos “a valores como la autogestión, la solidaridad, el cooperativismo y el cuidado del ecosistema”, además de potenciar una fuente de trabajo para los padres desocupados por medio de la promoción de microemprendimientos laborales.
Flores cuenta a AUNO-Tercer Sector que en el movimiento “el proyecto pedagógico es central”, y relata: “La idea de crear una escuela modelo surgió de un diagnóstico nuestro. Hoy por hoy, la escuela no alcanza sus objetivos de socialización del conocimiento. Es un ghetto en el que se depositan chicos para contenerlos”.
Al gestarse el proyecto, se entendió fundamental crear coherencia entre lo que se vive cotidianamente y el sostén ideológico. Para Flores, se pretende establecer “un vínculo entre educación, familia y trabajo digno”. En la misma escuela los chicos van a poder ver a sus padres trabajar en la panadería, el taller de serigrafía, la editorial o el taller de costura que ya funcionan en el predio de 1000 metros cuadrados cedido en comodato por el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos en 2002 con el fin de concretar la aspiración de la agrupación.
“De este modo los chicos van a saber que el sustento diario no es algo que aparece por arte de magia, sino que atrás hay un proceso de trabajo con el que van a tener un contacto cotidiano”, asegura el referente del MTD. Para la agrupación es fundamental “ tomar conciencia de que no son un objeto sometido al asistencialismo, sino sujetos de derecho como todos los habitantes de este país”, en armonía con uno de sus principios que rechaza la entrega de planes Jefes y Jefas de Hogar.
Cada curso contará con un máximo de 25 alumnos, por lo que, en su primera etapa, calculan que para principios de mayo estará listo para recibir a 75 chicos de la zona con la inauguración del jardín de infantes.
Las aulas para el EGB estarán para el año que viene, junto con las de Polimodal. Y como propuesta a futuro ya piensan tener “una universidad, como la de las Madres”. Todo para que “los sectores más oprimidos de la sociedad puedan a acceder a las nociones de ecología, cooperativismo y construcción de ciudadanía que toda persona debe tener”.
Flores destaca que el Complejo Productivo Educacional, como de momento es caracterizada la iniciativa, se adecua a todas las normas necesarias para ser mirada como una escuela oficial. Es así porque muchos de los lineamientos de la educación popular se amoldan con los de la formal, por lo que el dictado de cursos “extracurriculares” serán inobjetables.
Mientras tanto, desde Juan B. Justo 4650, en el barrio La Juanita, continúan con “esto de cambiar el mundo”. Convencido, Flores cuenta que siguen recibiendo donaciones de particulares y ONGs para poner a punto las instalaciones de la escuela “que todavía no tiene nombre, pero seguro va a ser un llamado de lucha contra la discriminación y la desigualdad”.

————————-
Cómo comunicarse:
MTD La Matanza. Teléfono: 4698-0147
Correo Electrónico: mtdlm@hotmail.com
————————-

*Agencia Universitaria de Noticias y Opinión
Revista Tercer Sector

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>