A dos años del crimen de Castellucci, el municipo regula la actividad de los patovicas

Familiares y amigos de Martín Castellucci, asesinado por un patovica en un boliche bailable de Lanús, homenajearon al joven al cumplirse dos años del hecho. Celebraron además la aprobación de una ordenanza que regula al personal de custodia de los lugares nocturnos del distrito.

El Concejo Deliberante de Lanús aprobó una ordenanza para regular la actividad de las personas que custodian los boliches bailables del distrito, una decisión que fue celebrada por Oscar Catellucci, padre de Martín, asesinado hace dos años por un patovica de un local de esa ciudad.

La iniciativa fue aprobada en una sesión que se realizó el viernes último, mientras que esa normativa fue anunciada durante el acto que homenaje a Martín Castellucci, que se realizó en la calles 25 de Mayo, a una cuadra de Hipólito Yrigoyen, frente a la Secretaría de Políticas Sociales y Derechos Humanos.

Por su parte, el jefe de Gabinete de la Municipalidad de Lanús, Héctor Bonfiglio, aseguró que su obligación “es hacerla cumplir una vez sancionada”, al hablar en ese mismo acto.

Martín Castellucci fue víctima de un acto de brutalidad por parte de un patovica empleado del boliche La Casona.

En el acto, organizado por la Asociación Civil que lleva su nombre, contó con la adhesión de importantes figuras públicas, organizaciones sociales y la participación de grupos musicales.

Oscar Catellucci expresó Lanús “es el primer municipio que va a tener una ordenanza municipal en consonancia con la ley 26.370” aprobada por unanimidad el viernes en el Concejo de Deliberantes de Lanús.

Agregó que “registrará a quienes cumplan estas tareas y se encargará de que hagan los cursos de capacitación e imponer las mismas exigencias que en la ley nacional”.

El artículo cuarto de la ordenanza señala: “Un trato igualitario a las personas en las mismas condiciones de manera respetuosa y amable conservando la dignidad y la integridad física de las mismas y junto a las condiciones objetivas de admisión y permanencia, siendo que las mismas no dispongan un trato discriminatorio (…) Mantener en igualdad condiciones objetivas la admisión para todos los concurrentes (…) Facilitar las inspecciones (…) Contar durante la jornada de trabajo con elementos de identificación que acrediten cumplir los requisitos exigibles”.

Bonfiglio remarcó que “hay que mantener viva la memoria del asesinato de Martín para recordar qué ocurrió, cómo ocurrió y cómo evitar que esto siga ocurriendo” y agrego “hay que modificar algunas cosas en la sociedad”.

El artículo primero establece las disposiciones para habilitar y determinar obligaciones y funciones de las personas que realizan control admisión y permanencia de público en espectáculos musicales, artísticos de entretenimiento, estadios, pubs, discotecas, restaurantes y todo otro lugar de esparcimiento de público.

El segundo señala que los propietarios o responsables de las entidades organizadoras no podrán establecer requisitos de admisión y/o permanencia que resulten contrarios a los derechos reconocidos constitucionalmente y/o involucren el trato discriminatorio, arbitrario o agraviante para las personas y/o que implique colocarlas en situaciones de inferioridad o indefensión con respecto a otros concurrentes o espectadores.

El padre de Martín remarcó que se firmó hace pocos meses un convenio entre el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires y los Colegios de Escribanos relativo a la igualdad en la defensa de los derechos, ya que el Estado le otorga un abogado al victimario, pero no a las víctimas.

“Nosotros queremos que este convenio comience a aplicarse ya, porque del mismo modo que el 80 por ciento de los victimarios requiere tener defensor público implica que el 80 por ciento de las víctimas no pueden acceder a la justicia por no tener abogado”, explicó Castellucci.

Alberto Palacios, del Centro de Protección de los Derechos de las Víctimas,
se refirió a la lucha contra la violencia y agregó que “sin la familia Castellucci será muy difícil que las cosas cambien en el país” y que “hay que exigirle al Estado para que las cosas cambien”.

Adhirieron al acto, entre otros, el INADI, el Centro de Protección de los Derechos de las Víctimas, el pastor metodista Valdo Ferrari de Remedios de Escalada, el concejal de Almirante Brown Mario Fuentes y representantes del Sindicato Único de Trabajadores de Control de Admisión y Permanencia de la República Argentina (Sutcapra).

Martín Castellucci falleció a los veinte años, el 6 de diciembre de 2006, tres días después de recibir una salvaje golpiza a la entrada del boliche La Casona.

AUNO 9-12-08
GD-HRC-EV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>